EL PLAN DE COMUNICACIÓN EXTERNA DE UN CENTRO EDUCATIVO

pigeon-900747_1280

CCo Public Domain

Los centros educativos deben aprovechar las posibilidades de comunicación que ofrecen las  nuevas tecnologías para poder realizar mejor sus funciones, responder a las necesidades de comunicación que puedan tener los miembros de su comunidad y tener una proyección hacia el exterior. Por lo tanto, se hace necesario que dicho centro cuente con un “Plan de Comunicación Externa”

Para crear cualquier Plan o Proyecto es importante definir previamente los objetivos que se pretenden alcanzar. En el caso del Plan de Comunicación Externa de un centro educativo, el objetivo principal será el de mantener una comunicación multidireccional y permanente entre toda la comunidad educativa del centro (padres, profesores, alumnos, antiguos alumnos, etc.), con la finalidad de mejorar su valoración y el trabajo realizado en él. Por otro lado, existirán unos objetivos específicos atendiendo a los diferentes sectores de la comunidad:

Centro Educativo.

  • Dar una información precisa, útil y actual del Centro, a través de un medio rápido y de gran alcance, dando difusión a valores educativos, proyectos, metodologías, actividades, noticias, calendarios, instalaciones, etc.
  • Ser capaz de englobar a las familias, los alumnos (actuales y antiguos), a todo el Claustro y al personal de administración y servicios.
  • Establecer un medio de diálogo entre los diversos sectores de la comunidad educativa, a través de opiniones, propuestas y mejoras para un beneficio común.
  • Aumentar la visibilidad del centro, mejorando la imagen del centro y reforzando su identidad.

Profesorado

  • Ofrecer una plataforma para compartir proyectos, ideas, materiales, recursos,… y permitir conectar e intercambiar experiencias con docentes de otros lugares.
  • Facilitar la relación con familia y alumnado.
  • Mejorar la coordinación entre los miembros del claustro.

Alumnado

  • Mejorar su implicación en la vida del centro.
  • Encontrar un espacio de ayuda y colaboración, con materiales, recursos, proyectos,
  • Interactuar con sus profesores y compañeros.
  • Aprender a hacer un buen uso de todo lo que la tecnología y las redes sociales ponen a su disposición.

Familias

  • Tener información actualizada de todo lo que se realiza en el centro educativo y contribuye a la educación de sus hijos.
  • Fomentar su participación en la vida escolar.
  • Mejorar la comunicación con el profesorado.

Aunque este plan de comunicación externa va dirigido, sobre todo, a toda la comunidad educativa, no hay que olvidar un público como otros centros docentes y, en el caso de mi centro, posibles futuros alumnos y empresas colaboradoras con las prácticas externas curriculares.

 

Para lograr estos objetivos se pueden utilizar las Redes Sociales y las Nuevas Tecnologías, por su gran capacidad de llegar a todos los sitios de una manera rápida y visual. El centro debería disponer de una página web donde difundir toda la información necesaria y de interés, reforzada con perfiles en las principales redes (Facebook/Twitter) con vistas a divulgar las actividades y actos escolares tanto a la comunidad educativa como al otro tipo de público. A su vez, sería interesante un aula virtual (LMS) para facilitar la comunicación entre ‘profesores–alumnos’ por medio de foros y/o mensajes de correo, pero en Intranet para preservar cierta privacidad. Esta plataforma también debería contener un calendario avisando de  las fiestas, vacaciones, eventos, evaluaciones, etc.; y sería la principal herramienta que usara  el profesor para compartir con sus alumnos todo tipo de recursos.

Aparte, el blog de la Biblioteca y los blogs de profesores, así como otros canales adicionales: Pinterest, Diigo, Google Drive, etc., ayudarían a mejorar y lograr la comunicación integral del centro educativo con su entorno.

 

 

El uso de Internet y las RRSS en el entorno educativo

41170
Foto: Shutterstock

En el curso de formación  “Educación conectada en tiempos de redes” hemos realizado unas encuestas a profesores, alumnos y familias sobre el uso de Internet y las redes sociales en educación. Su análisis revela que:

La mayoría de los alumnos encuestados tienen Internet en casa y también en el Centro Educativo. Sin embargo, es significativo comprobar que frente un 63,6% que lo usa nos encontramos con un 26% que, aunque lo tiene, no lo utiliza. Al contrario de la gran mayoría de los docentes encuestados, que tienen y usan Internet en el Centro Educativo.

Casi la totalidad de los alumnos y docentes encuestados poseen dispositivos móviles con conexión a Internet, pero el uso que hacen del mismo es diferente. Mientras que estos alumnos hacen, aparte de buscar y consultar información, un mayor uso lúdico de sus dispositivos como ver vídeos, oír música o comunicarse con familiares y amigos; el uso de Internet por parte de los docentes es más práctico porque principalmente  lo emplean para buscar y consultar información, seguido de enviar correos y comunicarse con familiares o amigos.

En lo que respecta a las Redes Sociales, ambos sectores tienen un conocimiento de las mismas casi en su totalidad; aunque un porcentaje similar de ambos (19%) no las utiliza. Aunque hay unos datos que no encajan porque ¿Cómo puede haber un 78,7% de los alumnos encuestados que utiliza las redes sociales, si sólo un 70,2% tiene un perfil abierto en una red social?  En cambio en los resultados de la encuesta de los docentes, los datos cuadran: Un 77,9% tiene  un perfil abierto en una red social aunque un 80,4% conoce lo que son las RRSS. Es decir, hay un pequeño número de profesores que aún sabiendo lo que son, no quiere utilizarlas.

Aparte de esta apreciación, es significativo comprobar que los alumnos usan un mayor número de RRSS que los docentes. Twitter y Facebook son las favoritas de ambos, pero Instagram es también muy usada actualmente entre los jóvenes (se asombraron de que esa Red Social no figurase cuando hicieron la encuesta). Con respecto a los alumnos y docentes que no tienen ningún perfil, la mitad de ellos continúan pensando no abrirlo.

Por otro lado, el uso que hacen de las RRSS es similar porque la mitad, tanto de profesores como de alumnos encuestados, las utilizan para estar conectado, comunicarse y chatear con amigos. Y es que el uso educativo que docentes (89,7%)  y alumnos (84,5%)  hacen de Internet  no es precisamente a través de estas RRSS.

En lo referente a la encuesta facilitada a las familias, la mayoría tienen Internet en casa pero no en su centro de trabajo (aunque no entiendo por qué a la pregunta: ¿Utilizas Internet para trabajar? Un 79,8% ha contestado que sí), y los que tienen no lo utilizan. Sin embargo, todos tienen un dispositivo móvil y con conexión a Internet, salvo dos o tres personas. El uso de la Red es similar al de los docentes: búsqueda y consulta de información, enviar correos y comunicarse. Al igual que los docentes y los alumnos, la mayoría conoce las RRSS, y también un porcentaje similar de ambos (19%) no las utiliza. Las familias usan, al igual que los docentes, un menor número de RRSS que los alumnos; aunque Facebook es su Red Social favorita con diferencia seguida de lejos por Twitter. Y el uso que hacen de las RRSS es similar a ambos, porque las utilizan para estar conectado, comunicarse y chatear con amigos. Aunque, prácticamente, la mitad no contactan con el Centro Educativo de sus hijos a través de las RRSS. Por último, del pequeño número de familias que no tiene abierto un perfil, un 75% continúan sin pensar abrirlo.

Tras el análisis, resulta inevitable afirmar que la Sociedad de la Información ha llegado a impregnar todos los ámbitos de nuestra vida. Algo que comenzó como una novedad y luego fue una opción, ha pasado a ser algo que, de cotidiano, pasa desapercibido en nuestra vida diaria. Sin embargo, en educación, el uso de estos recursos dista mucho de ser cotidiano. Hay que fomentar su uso planteándonos nuevos métodos de aprendizaje, de tal forma que también pasen desapercibidos en el entorno educativo.  .

Mi granito de arena

20160323_160019
Fuente – Banco de imágenes y sonidos/ Fotógrafo – Ángela Cabrera Molina

Esta Semana Santa, después de veinte años, he vuelto a La Coruña para re-visitar algunos de sus fantásticos pueblos como Betanzos, donde se encuentra la Iglesia de Santa María del Azogue. Esta iglesia gótica fue declarada Monumento Nacional en 1944 y actualmente es reconocida como BIC (Bien de Interés Cultural). Su portada principal es lo que más llama la atención y es motivo de todas las fotografías de los turistas. Sin embargo, mi atención se centró en la olvidada y tapiada puerta lateral norte y en su increíble tímpano, donde se representa un  Juicio Final que no deja indiferente, debido a lo resumido del mismo.

Esta es la fotografía que he elegido para subir al Banco de Imágenes y Sonidosun proyecto que el Ministerio de Educación ha puesto en marcha para facilitar y estimular el desarrollo de los contenidos educativos. Aunque, en realidad, se trata un lugar de encuentro donde compartir recursos propios con toda la comunidad educativa; es decir, este repositorio está construido por y para la comunidad educativa. Hay que tener en cuenta que las colaboraciones se hacen con obras originales y se publican bajo licencia Creative Commons. Por lo que es importante saber que las acciones, productos y utilidades derivadas de su utilización no podrán generar ningún tipo de lucro y la obra generada sólo podrá distribuirse bajo esta misma licencia. Además, en las obras derivadas deberá, asimismo, hacerse referencia expresa a la fuente y al autor del recurso utilizado, que figura en los créditos del Banco de Imágenes y Sonidos.

Pienso que con este proyecto no sólo se comparten imágenes, sino también miradas.

 

 

Mi Entorno Personal de Aprendizaje

Entorno Personal de Aprendizaje o PLE es una expresión que se utiliza para referirse al conjunto de herramientas, servicios y conexiones que empleamos para alcanzar diversas metas vinculadas a la adquisición de nuevas competencias. Actualmente, la creación de un buen PLE es requisito indispensable para dirigir el propio aprendizaje.

En mi caso, gran cantidad de la información que busco la consigo gracias a mi PLE. Sin embargo, diré que hay otra información que, aunque parezca imposible, no se encuentra en Internet sino en libros, revistas, catálogos, conferencias no retransmitidas en streaming, etc.

En lo que respecta a mi PLE, el correo electrónico y Skype son hasta ahora mis herramientas de contacto y comunicación con el exterior. WeTransfer un servicio potente para enviar y recibir archivos. Dropbox me permite almacenar y sincronizar archivos en línea, así como compartir archivos y carpetas con compañeros para realizar trabajos de grupo. Y como herramienta para trabajar con mis alumnos, el Aula Virtual de mi Centro es muy útil y efectiva. Ahora he añadido Facebook y Twitter  para realizar una comunicación más eficaz, y he creado un Blog y tableros en Pinterest para poder compartir mi información.

PLE

 

Por otro lado, el motor de búsqueda que más utilizo es Google, con el que accedo a información de todo tipo: imágenes, vídeos, tutoriales, artículos de revistas, libros en pdf, páginas web de instituciones prestigiosas, textos o enlaces interesantes recogidos en blogs, posibilidad de compra de libros y revistas extranjeras, etc.

Debo confesar que hasta ahora sólo he fagocitado información en Internet. Por ejemplo, Pinterest lo utilizaba para búsqueda de imágenes; pero me he dado cuenta de su utilidad para mis clases. A partir de ahora, todas las imágenes las colgaré en mis tableros, liberándome de crear carpetas de imágenes que llenan el disco duro de mi ordenador o listas de favoritos, y lo que es más importante: las compartiré.

Seguridad en Redes: Recursos Educativos

foto

A la búsqueda de Recursos Educativos, he encontrado un manual que la plataforma webwewant facilita al profesor. Este manual contiene recursos diseñados por profesores para trabajar con diferentes edades de alumnos. Consisten en propuestas de ideas y actividades para animar a los jóvenes a desarrollar las habilidades del pensamiento creativo y crítico, esenciales para una vida plena en el mundo del mañana. Es un material que considero interesante tanto porque ha sido elaborado por profesores y probado con alumnos, como por el gran número de ideas y actividades que ofrece. El único inconveniente es que no está en español.

Por otro lado, en este manual no aparecen recursos para trabajar con alumnos mayores de edad, que son a quienes imparto clase. He estado pensando en ellos, en lo cercano que tienen su futuro laboral, y pienso lo esencial que es concienciar en la importancia de una exposición con seguridad en línea de su vida personal, para su futura vida profesional. Para cumplir este objetivo, nada mejor que el vídeo “Overexposed”  de Nicholas Chen y Edan Freiberger. Este vídeo fue ganador en el  Grand Prize in Trend Micro’s Internet Safety for Kids and Families “What’s Your Story”. Desde un punto de vista cómico e irónico se trata un tema bastante importante, pero que sirve para captar su atención y tomar conciencia sobre la importancia de una gestión temprana de su identidad y reputación online.

Tras esa toma de conciencia, he encontrado un recurso bastante atrayente para trabajar la seguridad y privacidad en las  redes sociales. Se podría decir que es un juego, bajo el nombre de Social Lab. Social Lab es una plataforma que simula ser una red social en la que el alumno tiene que ir pasando distintas pruebas y cuyo principal objetivo es que aprendan algunas de las técnicas que emplean los ciberdelincuentes para llegar hasta ellos en una red social. Este recurso mejora los aspectos de seguridad y privacidad; evitando que la información que comparten en las redes  sea utilizada sin su permiso, pudiéndoles ocasionar algún prejuicio.

Pensando en ellos,pero también en mí y mis compañeros porque utilizamos servicios de almacenamiento en la nube como nuestros alumnos, me han parecido muy interesantes unos post de la Oficina de Seguridad del Internauta para utilizar la nube de forma segura IIIIII. En estos post se muestran unos vídeos donde se explica de una manera bastante clara como proteger nuestros ficheros subidos a la nube y compartirlos de una forma segura.

Educación y socialización en el siglo XXI.

“… Maybe we are not as careful with this outer image of ourselves as we are when we choose our clothes to go to work.”  Nora Lizenberg
 “Digital identity and teacher´s role in the 21st century classroom”

 

viñeta del roto publicada en el Pais, 07-06-11
El Roto. El Pais, 07/06/11

En el Proyecto “Marco Común de Competencia Digital Docente” del Plan de Cultura Digital en la Escuela, elaborado en 2013, se incide en la necesidad de formación de los docentes en la competencia  digital para que puedan guiar a los estudiantes del nuevo milenio “en su viaje educativo a través de los nuevos medios.” En este Proyecto, la competencia digital es definida “como el uso creativo, crítico y seguro de las tecnologías de información y comunicación para alcanzar los objetivos relacionados con el trabajo, la empleabilidad, el aprendizaje, el tiempo libre, la inclusión y participación en la sociedad.”

foto identidad digital 4

A su vez, como indica Carlos Magro en su post “Identidad digital, PLE y competencias”, las áreas de esa competencia digital se resumen en gestión de la información, comunicación y aprendizaje continuo. Estas tres competencias las podemos desarrollar a través de nuestra identidad digital porque es la carta de presentación para mostrarnos en esta “sociedad-red”; y con la que tendremos un mayor o menor acceso a todo lo que este mundo conectado nos puede ofrecer para nuestro desarrollo profesional. Para no desaprovechar toda la información, la creación de conocimiento, el aprendizaje colaborativo y la comunicación que Internet puede proporcionarnos, tenemos que adquirir las competencias digitales que nos permitan construir adecuadamente nuestra identidad digital como educadores, así como ser capaces de protegerla y gestionarla.

foto identidad digital 3En su presentación “El docente total: identidad digital, desarrollo profesional y otras aventuras cotidianas”, Fernando Trujillo señala el blog como la puerta de acceso a la identidad digital del docente. Los blogs personales u otras redes sociales permiten compartir experiencias y contenidos, ofreciendo la posibilidad de compartir y reflexionar sobre la docencia.

Sin embargo, en el post “(Des)Cuidar la Identidad Digital”, Óscar Boluda advierte en que no podemos quedarnos únicamente en la parte estética o en alimentar el ego, sino que “debemos insistir en una cultura del conocimiento compartido que redunde en nuestra identidad digital.”

Por otro lado, en su artículo “Tic, identidad digital y educación”, Manuel Area señala que “nuestra identidad como sujeto es incompleta si carecemos de visibilidad en los mundos de comunicación virtuales.” Dicho de otro modo, el docente que actualmente no tiene un espacio propio y reconocible en Internet no existe en el ciberespacio. En consecuencia, está aislado, sin identidad en la sociedad-red, y no podrá aprovechar las oportunidades que ofrece la socialización del mundo del siglo XXI donde le ha tocado vivir.